lunes, 28 de febrero de 2011

Pueblos perdidos

Hace unos años aún permanecían en pie las casas. Casi todos se fueron mucho antes, pero aún con las casas hundidas algunos siguen estando ahí: los habitantes más duros, los más perseguidos, aquellos que salían en el crepúsculo o amparados por la oscuridad de la noche.


Algunos se sienten más libres, llegando a hacer cosas que sus antepasados no pudieron, como pasar a diario por el puente principal; en esto cada uno ha ocupado su espacio, el tasugo por arriba y la nutria por debajo. De vez en cuando algún lobo se da un paseo por la calle principal, mientras que los zorros son más asiduos buscando los restos de los almuerzos de los paseantes del fin de semana. Las yeguas mantienen a raya la vegetación que camufla los viejos muros, mientras, otros como la fuina y la paniquesilla rememoran recuerdos de sus abuelos, encames bajo techo, el calor de las chimeneas de leña, despensas y bodegas, ratones por los rincones...recuerdos lejanos que se diluyen bajo el rumor de las aguas del río, ese río del que todos bebieron, beben y beberán.

5 comentarios:

Fernando dijo...

Muy chulo! Ya sabes que la abuela de Zuri nació en Ribera?

Javi dijo...

¿y el bigotes?

Fernando dijo...

El bigotes nació en Lahoz. Se conoce toda la zona al dedillo.

Nati dijo...

Hola, perdón la intromisión, vi la foto de la iglesia de San Esteban y me encantó. Mi abuelo nació en Ribera y vivió ahí hasta los 22 años, luego emigró a Argentina. Me encantaria contactar a personas que han vivido en Ribera y sepan un poco de la historia de la vida cotidiana de allí.
Gracias! Saludos cordiales
Natalia

Sin pensarlo dijo...

Hola Nati,
conozco a varias personas de la zona, como sabrás Ribera está deshabitado desde hace unas cuantas décadas (también Villamardones que está un par de kilómetros al Norte) y desde 1992 la zona es Parque Natural (P.N. de Valderejo).
Escríbeme un mail a la dirección del blog (sinpensarlo@gmail.com) y te comento más cosas.
Un saludo