sábado, 20 de noviembre de 2010

Grullas por el Alto Ega

Esta mañana mientras dedicaba la mañana a buscar rastros de nutrias y visones por la Montaña Alavesa, me he visto obligado a cambiar mi comportamiento habitual de los últimos días, es decir, he pasado de mirar hacia abajo a corta distancia a mirar hacia arriba buscando algo en la inmensidad del cielo. El sonido de un bando de grullas me ha invitado a hacerlo, la verdad es que iban bastante altas, he contado unas cuarenta mientras intentaba hacerles una foto antes de perderlas de vista.



Por la mañana he visto un bando de avefrías por la Llanada cerca de Vitoria. Es tiempo de pase... bandos de palomas, cormoranes, grullas, avefrías, ansares y muchas aves más, pequeños pajarillos que pasan discretos cubriendo grandes rutas buscando lugares más cálidos donde poder alimentarse. Algunos pasarán rápidamente, otros tomarán tierra para descansar y retomar fuerzas entre campos, ríos, bosques y humedales, quedándose durante unas horas o varios días. Los temporales y las nieblas les obligarán a variar la ruta o detenerse y algunos caerán desfallecidos, otros lo harán a manos del plomo que sale disparado desde ocultos parapetos en las montañas. En fin, duro viaje, pero... quién pudiera volar.

1 comentario:

Joseba dijo...

Ayer estuve en Campezo. Pero no tuve la suerte (o agudeza visual) de haber reconocido esas bandas de grullas. Saludos!